febrero 25, 2021

Semana Con compromiso

Mundo completo de noticias

El Proyecto Musical de Union City les da a los niños en riesgo algo para cantar y jugar – Acerca de

5 min read
El Sistema arqueando

Serenando al público con canciones, tocando la batería e interpretando una pequeña selección de música orquestal, los niños del Union City Music Project recientemente mostraron a la multitud en el concierto benéfico anual todo lo que habían aprendido.

El proyecto, que se encuentra en su tercer año como organización sin fines de lucro, tiene como objetivo reunir a algunos de los niños en riesgo de Union City, de cuatro a diez años, en un programa extraescolar dedicado a promover la apreciación de las artes. El programa actualmente sirve a seis escuelas en Union City.

“Un programa como este ayuda a los estudiantes a convertirse en personas integrales y multidimensionales. Es triste que las escuelas ahora se estén enfocando más en las pruebas que en el enriquecimiento ”, dijo David Bernard, director musical de la Orquesta Sinfónica de Park Avenue en la ciudad de Nueva York. Bernard vino a hablar durante el concierto benéfico en apoyo del proyecto.

La fundadora del proyecto musical, Melina García, se inspiró para lanzar la iniciativa por un programa que recuerda de su infancia en Venezuela: El Sistema. Hay tres programas inspirados en El Sistema en Nueva Jersey: García, uno en Paterson; y otro en Newark. Son parte de un alianza nacionalOrganizaciones de El Sistema.

“Tuve familiares que pasaron por El Sistema en Venecia y significó mucho para ellos”, dijo García. “Tenían mucha pasión y dedicación para tocar en la orquesta. Era una comunidad. Esta es la única cosa que nunca he olvidado.

El programa ofrece lecciones gratuitas de instrumentos y música a niños en Venezuela.

El programa original El Sistema fue fundado para niños desfavorecidos en Caracas, Venezuela, en 1975 por el economista y compositor José Antonio Abreu. Comenzó con 11 niños, pero ahora atiende a más de 500.000 en Venezuela y se ha extendido a más de 30 países más.

READ  Alerta Meteorológica: Riesgo importante de avalanchas en los Pirineos

García espera que algún día el proyecto tenga el mismo tipo de éxito en su comunidad.

“Hemos atendido a más de 100 niños y actualmente hay 60 en el programa y esperamos agregar más para la primavera”, dijo García. “Hay miles de niños en Union City”.

El proyecto proporciona a los niños instrumentos gratuitos y 24 horas de instrucción musical al mes, enseñándoles violín, violonchelo, percusión y dándoles lecciones de canto.

“Es muy beneficioso porque les enseña trabajo en equipo, respeto, disciplina, así como resistencia y fortaleza mental y emocional”, dijo el director musical del programa Samuel Marchan.

Marchan, también de Venezuela, tenía un hermano involucrado en el programa El Sistema en su país de origen y dijo que parte de la razón por la que se unió al proyecto fue porque quería ayudar a reflejar las cosas. hechos positivos que suceden en Venezuela.

“Hay muy pocas oportunidades para que los niños en Union City accedan a la educación artística y queríamos ayudar a lograrlo”, dijo Marchan.

Como parte del proyecto, los maestros inician a los niños con instrumentos de cartón, que tocan durante tres o cuatro meses. Es para ayudarlos a aprender los conceptos básicos, según Marchan.

“Una de las mejores cosas que he aprendido como maestra es que después de que los niños han estado tocando sus instrumentos de cartón por un tiempo, se dan cuenta de que la música no proviene de instrumentos sino desde dentro ”, dijo Marchan. “Es muy especial. Es más fácil para ellos cuando usan instrumentos reales.

Y viajar en viajes culturales con sus familias para ver músicos famosos introduce a los niños a un mundo que la mayoría de sus padres inmigrantes nunca han conocido.

READ  MSJ apoya las elecciones del domingo en Venezuela

“Los padres aquí que son inmigrantes nuevos trabajan muy duro para simplemente poner comida en la mesa. Muchas veces tienen niños con un talento tremendo, pero simplemente no pueden pagar estos programas para ellos ”, dijo García. “Los padres lloraron en un viaje cultural al Centro de Artes Escénicas de Nueva Jersey con los niños. Nunca habían visto tocar a un músico profesional.

Union City es la ciudad más densamente poblada del país y con muchos padres trabajando todo el día, García describió la situación como un desastre.

“No hay club de niños y niñas o YMCA. Los padres que trabajan no pueden pagar niñeras. Los niños desatendidos con tiempo de inactividad no es algo bueno ”, dijo García.

El proyecto no solo está tratando de proporcionar un mejor entorno para los niños pequeños, sino también para los adolescentes aspirantes, que enseñan a los niños más pequeños junto con sus instructores adultos.

“Soy mentor desde hace año y medio. Enseñamos y hacemos lecciones privadas con los niños. Hannah Hernandez, de 16 años, dijo. “Creo que este programa es importante porque creo que todos los niños deberían tener algún conocimiento de música”.

El hermano de Hannah, Joshua Hernandez, de 14 años, también es mentor del programa junto con sus otros dos hermanos.

“Ser parte de este programa me ayuda a sentir que estoy ayudando a otras personas. Tienes que tomar lo que he aprendido en música y difundir la riqueza ”, dijo Joshua. “Creo que es positivo porque los niños reciben educación musical, que puede llevarte a cualquier parte. “

Continuó: “En las grandes ciudades como Union City es bueno tener diferentes habilidades y poder ganarse la vida. Estos niños son muy aptos para enseñar y se les debe enseñar para que la próxima generación después de ellos pueda ser mejor. Amo hacer esto

READ  Una historia de eclipses solares y respuestas extrañas a ellos

Pero sea cual sea el buen trabajo que haga el programa para la comunidad, necesita más fondos, según García.

García, quien renunció a su trabajo para comenzar el programa, dijo que el proyecto fue financiado por donaciones de eventos para recaudar fondos como el concierto benéfico anual, así como por fundaciones como la Fundación Geraldine R. Dodge, la Fundación Turrel y la Fundación D’Daddario. y financiadores privados como Target y Wellsfargo.

“Necesitamos seguidores y esa es una de las cosas más difíciles para mí”. García es la única persona a la que no se le paga por el proyecto.

Sin embargo, todavía está entusiasmada.

“Quiero ver este programa en todas las ciudades”, dijo García. “Hay muchos más niños a quienes servir”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright © Semana All rights reserved.