Laura Arias, una mamá venezolana con corazón en tres países

Características


Laura Arias abraza a su nueva hija, Ala Montserrat. – Foto de AYANNA KINSALE

Para Laura Arias, el Día de la Madre de este año será agridulce. Celebrará el día con su bebé recién nacido, pero solo podrá ver a sus otros dos hijos a través de una videollamada. Mientras Arias está en Trinidad, uno de sus hijos estaba en su país de origen, Venezuela, y otro en Colombia.

Sus hijos son en diferentes países una realidad que enfrentan cientos de mujeres migrantes venezolanas.

La hija de Arias, Fabiola Valentina, tiene 11 años; Su hijo Diego Alejandro tiene siete años. Baby Ala Montserrat tiene dos semanas.

Con Ala de Montserrat cómodamente en sus brazos, Arias habló con Newsday sobre su decisión de irse de Venezuela. “Abrir el refrigerador y ver que solo teníamos tomates para comer con sal es lo que me obligó a separar a mi familia y asumir el desafío de venir a TT”, dijo.

“Hace cinco años todo iba bien (en Venezuela) con el padre de mi hijo Diego Alejandro”, dijo Arias, “pero las protestas, los saqueos y la severa crisis económica obligaron a cerrar muchas empresas y así nos quedamos sin trabajo”. .

En medio de problemas económicos, Diego Alejandro tuvo un accidente que golpeó su cabeza. Esto provocó convulsiones que fueron difíciles de obtener para la familia en Venezuela para recibir tratamiento médico.

Al recordar a Laura Arias y sus dos hijos, Fabiola y Diego, todos los días, espera reunirse como familia. – Foto de AYANNA KINSALE

El padre de Diego y yo decidimos irnos a trabajar a Colombia y buscar soluciones médicas a los problemas de Diego, no todos pudimos irnos, por eso mi hija, Fabiola Valentina, se quedó en Venezuela con su abuela paterna.

Unos meses después, Arias regresó a Venezuela, ya que no había podido separarse de su hija durante mucho tiempo.

READ  La empresa de biometría que participó en las encuestas de opinión parlamentarias venezolanas de Estados Unidos en la lista negra

Mi hijo … se quedó con su padre y su abuela y yo volví a Venezuela. Pero las cosas en Venezuela empeoraron y cuando vi que no teníamos nada en mi refrigerador, pensé en mis hijos y decidí volver a salir del país, esta vez (fui) a Curazao ”, dijo Arias.

Una amiga en Curazao le habló de TT, que es un mejor destino económico y social para los inmigrantes venezolanos.

“Fue doloroso, (mi hija se arrodilla) y me pidió que no la volviera a dejar, pero tuve que hacerlo por ella y por Diego, para poder ayudarlos. Vine a TT el 27 de mayo de 2018 y recuerdo esa fecha como si fuera ayer. Han pasado tres años desde entonces y (veo) a mis hijos solo a través de videollamadas ”, dijo Arias entre lágrimas.

Aquí conoció a su actual pareja y al padre de su hijo, otro inmigrante venezolano. Pero espera reunirse con sus otros dos hijos.

“Ahora tengo otra esperanza, un tercer hijo por el que luchar, aunque no ha pasado ni un día (no me culpo) por separarme de Fabiola y Diego. Pero la vida … es difícil y hay que seguir avanzando. “

En Venezuela, Arias trabajaba en una cerrajería. Aquí, ella es una ayudante en el Restaurante Gyros en San Juan.

No pierde la esperanza de tener a todos sus hijos en el mismo lugar al mismo tiempo.

Arias dio a luz a su tercer hijo Ala Montserrat en TT hace dos semanas. – Foto de AYANNA KINSALE

“Quiero disfrutar de mis tres hijos como una familia unida, y poder llevarlos a la escuela, sentarme en la misma mesa a comer y darles un beso de buenas noches. Sé que Dios me ayudará como madre”, dijo Arias.

Ella, junto con los cientos de madres inmigrantes venezolanas en Trinidad y Tobago, espera que se produzcan más cambios en las políticas de inmigración de Texas que apoyen la reunificación familiar, especialmente para las madres que han tenido que dejar atrás a sus hijos.

READ  Venezuela critica la aprobación de la corte estadounidense de la venta de los padres a Citgo, calificándola de 'fraudulenta'

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

Semana Con compromiso