¿Por qué están los venezolanos en Trinidad y Tobago?

Suspensión


Venezolanos trabajando en Puerto España. Fotografía de Roger Jacob – Suresh Sholay

Chandradath Madhu

La afluencia de venezolanos alarmó a muchos ciudadanos que afirman que TT tiene sus propios problemas económicos y sociales. Muchos críticos señalan la afinidad de las pandillas y la prostitución entre una minoría de inmigrantes. Sin embargo, la mayoría de los inmigrantes parecen esforzarse mucho por llevar una vida digna y obtener ingresos para sus familias.

Si bien el número de venezolanos no registrados es probablemente mayor que el de migrantes registrados (16.500), ¿comprendemos realmente la magnitud de la crisis venezolana? Debemos apreciar las razones de la migración para comprender que la afluencia continuará.

Primero, el problema de la migración es tan grande que el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados ha pronosticado que en 2020, la inmigración alcanzará los cinco millones. Si bien es difícil medir a estos migrantes en el contexto de la pandemia de covid19, el número es tan grande como los migrantes desplazados en el conflicto sirio.

Incluso si la población de trinitarios es venezolana al tres por ciento, debemos entender que los venezolanos no “eligen” TT como el destino para una vida sin libertad. En cambio, es parte de un proceso de migración mucho más amplio que destaca la desesperación de un pueblo empeñado en huir de las dificultades.

Según estimaciones conservadoras de la Organización Internacional para las Migraciones de las Naciones Unidas, los venezolanos se trasladaron a Colombia (1,8 millones), Perú (456.000) y Chile (366.000). Estos países comparten fronteras con Venezuela, una historia colonial común, lazos católicos y el mismo idioma. Pero 253.000 también han emigrado al Brasil de habla portuguesa. Además, la inmigración no es solo regional, sino internacional, con solicitantes de asilo que llegan a Estados Unidos (400.000) y España (300.000).

READ  Éxito paso a paso del judo venezolano / IJF.org

En segundo lugar, la crisis política en Venezuela está arraigada en un punto muerto entre el gobierno y la oposición, con poca evidencia de su resolución. El presidente Nicolás Maduro no controla la Asamblea Nacional, porque la mayoría de los escaños están ocupados por partidos de oposición. Creó estratégicamente una asociación paralela llamada Asamblea Constituyente, que incluía simpatizantes del gobierno.

Este supuesto abuso de poder llevó a Juan Guaidó, el líder de la oposición, a declararse presidente interino de Venezuela en enero de 2019. Guaidó afirma que la constitución permite al líder de la Asamblea Nacional actuar como presidente interino durante una crisis nacional. Sin embargo, el diminuto carisma de Guaidó, la falta de carisma popular y el apoyo de una coalición internacional liderada por Estados Unidos parece antidemocrático y excluido de la intervención occidental. Este impasse político prolongó el poder del Partido Socialista Socialista en Maduro.

Desde 2014, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados ha informado que la represión política en la línea de los crímenes de guerra de asesinatos arbitrarios y el uso sistemático de la tortura son un aspecto común del régimen de Maduro. Uno puede imaginar que los inmigrantes venezolanos están huyendo así de la persecución política y la mala gestión. Después de todo, 50 países apoyan a Guaidó mientras que el Consejo de Seguridad de la ONU no puede intervenir porque Rusia y China defienden la legitimidad de Guaidó, y algunos países de la Caricom como TT insisten en la no interferencia y la neutralidad internacional.

En tercer lugar, las condiciones socioeconómicas en Venezuela son desfavorables y alejan a los venezolanos de su tierra natal. Las políticas de control de precios resultaron contraproducentes contra el estado cuando las empresas privadas cerraron. Los alimentos básicos como la harina y el aceite, y los artículos de tocador, ya no se producen localmente porque las empresas temen que los controles de precios reduzcan las ganancias. La fuerte caída de los precios del petróleo ha hecho que la ayuda socialista a los pobres sea financieramente insostenible.

READ  La paradoja del vino romano - DÍA DE LA CARGA

Lamentablemente, el predecesor de Maduro, Hugo Chávez, fue pionero en los programas de reducción de la pobreza a partir de los ingresos del petróleo sin una inversión adecuada en bienes públicos e infraestructura. Los servicios sociales también se contrajeron, y antes del Coronavirus 19, regresaron a Venezuela enfermedades tropicales como el sarampión, la difteria y la malaria. Las tasas de desnutrición infantil son extremadamente altas, en gran parte debido a la hiperinflación en un momento en que la depreciación de la moneda significaba que los venezolanos preferían intercambiar efectivo estadounidense sobre sus bolívares.

Además, el legado de sanciones comerciales de la administración Trump no equivale a un embargo, sino que impide que los estadounidenses comiencen a comerciar y comerciar con Venezuela. Por lo tanto, Venezuela se encontraba en una situación similar a Corea del Norte, Irán y Cuba. Los dos últimos países continúan comerciando con el régimen de Maduro, para consternación de Estados Unidos. Trágicamente, es evidente que el pueblo de Venezuela carece de recursos ya que sus líderes colocan sus ideologías en la arena diplomática mundial.

En los últimos 20 años, millones de venezolanos han desarraigado los estándares y la calidad de vida. El estado no puede proporcionar salud y educación básicas y regular la distribución de alimentos y medicinas. Las políticas económicas de Chávez y Maduro exacerbaron la desigualdad de ingresos, con un financiamiento mínimo para la policía, lo que inevitablemente condujo a una escalada de la delincuencia, especialmente la guerra de guerrillas, el secuestro y el asesinato.

Los venezolanos viven con el temor constante de la pobreza de consumo y la inseguridad humana, en el contexto de una crisis constitucional. Los políticos han usurpado sus derechos de ciudadanía y han huido racionalmente de sus hogares en busca de ayuda humanitaria. Por eso, nuestra conciencia nos exige acoger a nuestros inmigrantes venezolanos de manera justa y equitativa.

READ  El negocio de productores de salchichas de Agra del condado de Alba aumentó un 19% el año pasado: ventas de más de 495,1 millones de lei, informadas en 2019


Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

Semana Con compromiso